¿Por qué se reparten dulces en Halloween?

Una breve historia

dulces en Halloween

Los estadounidenses compran aproximadamente 600 millones de kilos de dulces en Halloween cada año. Aparte de los disfraces y maquillaje (ver maquillaje para Halloween aquí). Si no estás seguro de cómo se ve exactamente, considera esto: El Titanic pesó alrededor de 100 millones de kilos. Ahora, imagínense seis naves Titanic hechas de caramelos. ¡Eso son muchos dulces!

Y uno se pregunta: ¿De dónde ha salido esta dulce tradición?

Halloween

La invención de “Candy Day”

Como habrán adivinado, tenemos que agradecérselo a la industria de los dulces, al menos en parte. En 1916, Navidad y Pascua eran las fiestas más importantes para vender dulces, pero los ejecutivos buscaban una forma de aumentar las ventas de dulces de otoño.

Así que empezaron a lanzar la idea del Candy Day, celebrado el segundo sábado de octubre. Lo vendían como una fiesta de buena voluntad y amistad, aunque en realidad era una fiesta fabricada inventada con un objetivo en mente: hacer dinero.

Candy Day fue rebautizado como “Sweetest Day” (Día más dulce) para vincular la idea de caramelo y amistad y mantuvo ese título hasta la década de 1950.

 

El auge de las golosinas como alternativa a los trucos.

Mientras que la industria de dulces estaba en la búsqueda de vacaciones de otoño, los padres del vecindario estaban buscando una actividad organizada para mantener a los jóvenes fuera de problemas. Y a finales de la década de 1940, la distribución de golosinas se estableció como una alternativa a los trucos.

Una vez que las compañías de dulces se dieron cuenta de que el truco o trato estaba aquí para quedarse, intentaron capitalizar el día festivo, alejando la atención de su Día más Dulce. Se enfocaron en conseguir que los comerciantes promovieran los dulces.

En los años cincuenta y sesenta, los niños podían esperar obtener nueces, monedas o juguetes de ciertas casas, y si recibían una golosina, típicamente era una comida casera. Pero a medida que crecía la popularidad del truco o trato, los factores económicos y de facilidad de conseguir los dulces comenzaron a hacer que fuera el regalo más popular.

A las madres ocupadas les gustaban los dulces como obsequio porque estaban hechos y empaquetados de antemano; además, era fácil comprarlos a granel. Y para los años 70, los dulces eran lo único que se repartía en Halloween.

Truco o trato

 

¿Dulces como impulso innato de clima fresco?

Tal vez haya algo más en juego aquí. Otra teoría es que los dulces pueden tener un significado antropológico. Según la historiadora de caramelos Beth Kimmerle, el deseo de azúcar en el otoño es una parte instintiva de la psicología humana.

En aquellos días, cuando las comunidades tenían que conservar sus alimentos con azúcar y miel para pasar el invierno, el caramelo era una parte importante de la temporada de otoño. Kimmerle dice que existe también un instinto antiguo de acumular algunos kilos antes del invierno, cuando los alimentos frescos no podrían estar disponibles tan fácilmente.

Ya sea que el dulce sea un impulso de clima fresco o no, ciertamente se ha convertido en una parte profundamente arraigada de esta temporada. Hoy en día, el azúcar y Halloween son básicamente sinónimo, y este año ya se ha predicho que los estadounidenses gastarán la mayor cantidad de dinero gastada en efectivo en dulces.

¿Qué opinas del truco o trato? ¿Y tienes un caramelo favorito de Halloween?

Comparte este contenido

Deja un comentario